“Day Will Come”, literalmente “el día llegará “. Es la frase escrita en una camiseta por un joven migrante, que acaba de llegar al Hotspot de Lampedusa, centro de socorro y primera acogida. Tres palabras sencillas acompañadas por el dibujo de un sol, lo suficiente como para expresar la esperanza, que hace aceptable el riesgo de un viaje interminable, lleno de peligros y que a menudo pone en riesgo su propia vida.

Desde el año 2000, según un estudio de la OIM (Organización Internacional para  las Migraciones) de 2014, se  estima que al menos 22.000 migrantes han muerto tratando de llegar a Europa, principalmente en rutas peligrosas a través del Mar Mediterráneo. Solo en 2016 lo migrantes que han perdido la vida en el mar son más de 5.000. Desde el inicio del año 2016, la OIM  estima que han llegado a las costas italianas alrededor de 180.000 personas. La mayoria de ellos son ciudadanos subsaharianos, que después de un largo viaje a través del desierto se han embarcado desde la costa libica.

Con todos los obstáculos relacionados a la convivencia forzada con muchas personas, con los largos tiempos de espera de los tramites burocraticos, con la incertitumbre para el futuro, el centro se convierte en el único refugio a disposición de estas personas.

Fotoreportaje realizado en los centros de acogida de Crotone y Lampedusa (Italy 2016)

Gallery